Posts etiquetados ‘formación’

Hay muchos libros sobre liderazgo (más de medio millón). Hay bastantes artículos en blogs sobre liderazgo (podría ser infinito repasar Google). Ya no tantos libros sobre liderazgo en bibliotecas y quizás más difícil o imposible libros sobre liderazgo en bibliotecas médicas (aunque es evidente que se puede extrapolar de alguna manera lo general). Así que no seré yo quién dé lecciones sobre este tema, más allá de aquellas cuestiones que son imprescindibles y que creo que en la práctica diaria ayudan a mejorar y ser conscientes del trabajo que estamos llevando a cabo y cómo lo estamos realizando.

Por el mero hecho de estar en un puesto de responsabilidad, no somos líderes. La responsabilidad (merecida o no) nos llega mediante la institución en la que trabajamos. El liderazgo lo adquirimos de manera informal por ser capaces de influir en las demás personas, motivar y generar impacto alrededor. Una vez que apreciamos la diferencia entre ser jefa o ser quien manda de liderar, caemos del guindo y nos damos cuenta de que hay muchas personas que mandan y pocas que lideran. Más se complica si eres mujer.

Simplemente, remitiéndonos a las «habilidades blandas» que se supone que debe tener alguien que dirige lo podemos ver. Las mujeres somos las que solemos tener esas aptitudes y actitudes, en general, por cómo se nos ha socializado y enseñado. Curiosamente están mal vistas o no se valoran en nosotras pero sí cuando las posee un hombre (al que falta hacerle la ola por algo que para bien de todas, se tendría que suponer lo deseable) que normalmente se rige por otros patrones a la hora de trabajar (también aprendidos). Esta viñeta de Javirroyo en su libro Laborachismo, lo deja muy claro:

Javirroyo.Laboromachismo

¿Qué nos aporta ser una buena líder? Más allá de una posible satisfacción personal, en mi opinión, creo que repercute en un buen ambiente de trabajo, en una complicidad para realizar las tareas en la biblioteca con cierto entusiasmo y responsabilidad y en las ganas y energías para mejorar haciendo propuestas y siendo creativas.

Antes, de comentar lo que considero actitudes/habilidades/competencias necesarias para ser una buena líder (dentro de las muchas que pueden existir o que según qué contexto se pueden priorizar) voy a nombrar de forma resumida lo que no te hace una buena líder, sobre todo, porque estamos inmersas en una sociedad muy líquida (eso dice Baumann) y muy voluble donde la mercantilización de cuerpos, personas y creo que hasta actitudes y formas de ser está a la orden del día y esto nos puede llevar a la conclusiones equivocadas sobre lo que nos hace mejores personas, más «guays» o mejores trabajadoras.

El mero hecho de ser responsable de una biblioteca. Lo he comentado antes, puedes mandar, tener cierto poder otorgado pero no tener la más mínima influencia.

Postureo en redes sociales. Nos han vendido tanto que tenemos que mostrarnos, precisamente vender nuestra imagen, nuestra marca, que nos hemos convertido o podemos llegar a ser una mera caja decorada muy bonita por fuera pero sin nada dentro. Cuidado con el exceso de exposición, con el ansia por el ser el primero o querer parecer el que más sabe o estar en todos los sitios indiscriminadamente. Esa imagen que queremos transmitir tiene que ser coherente con nuestra forma de ser en el día a día y en el trabajo presencial con compañeras. Ya lo he dicho en otras ocasiones, no solo por estar visible todo el rato, significa que tengas aptitudes de liderazgo.

-Dejar patente a toda costa que tú eres quien manda. Sí, hace falta humildad, auto-reflexión, consciencia y reconocer que tenemos puntos que mejorar o trabajar.

Vamos al lío. ¿Cómo podemos llegar a alcanzar el liderazgo en nuestro ámbito de trabajo? ¿Qué habilidades, competencias tenemos que trabajar y fomentar en nosotras y en nuestros equipos? Aquí os dejo algunas de las que me parecen más importantes.

-Honestidad y humildad. Honestidad con una misma y con los demás. Saber decir «no lo sé». Humildad para evitar creernos mejores que las demás y para aceptar y reconocer que también nos equivocamos y cometemos errores.

-Motivación. Ser capaces de la auto-motivación pero también de mover a las personas con las que trabajamos. Estaría muy relacionado con conseguir que nuestro equipo sienta que forma parte de un proyecto, de algo más grande, al que aporta su granito de arena, es decir, conseguir que el personal de la biblioteca se sienta incluido.

Confianza. Tenemos que cree en nosotras mismas y en las posibilidades del equipo.

-Cooperación. Aunque en muchas bibliotecas médicas solo trabaja una persona, es importante, cuando sea posible, fomentar el trabajo en equipo, la cooperación interna (dentro de la propia biblioteca) como externa (con otras bibliotecas).

-Vínculos. Saber crear vínculos. No necesariamente tiene que derivar en una relación de amistad pero sí cierta pertenencia al grupo y de implicación en el trabajo. Muy relacionado con la confianza y la cooperación.

-Comunicación. Me gustaría tratarlo en un artículo aparte por la relevancia que tiene. Pero es evidente que hay que tener una buena comunicación a todos los niveles (compañeras, superiores, otras bibliotecas, proveedores, etc.) y en todos los medios (presencial, correo, teléfono). Muy obvio pero también muy común no cuidarla. La buena comunicación incluye el respeto, la educación, la escucha, la tolerancia y la asertividad.

Autogestión. Creo que no está incluida habitualmente en los libros pero me parece importante en el sentido de organizarse, planificarse, sabe hacer las cosas de forma autónoma. Fomentar esta misma habilidad en las compañeras de la biblioteca. Dentro de los posibles protocolos o flujos de trabajo, que tengan cierto margen para organizarse su jornada laboral.

-Estimulación intelectual. No hay nada más aburrido y monótono que un trabajo rutinario (aunque hay personas que por si perfil les gustan). Siempre que sea posible abogo, por en la medida de la capacidad de cada persona, promover retos en el trabajo, dar nuevas tareas o enseñar nuevas funciones.

Ganas de aprendizaje. Si estamos motivadas para aprender nuevas cosas y mejorar, también seremos un buen ejemplo para nuestro equipo y sabremos cómo hacer que también tengas ganas de aplicarse en su formación. Puedes sugerir cursos o talleres que les ayuden a desempeñar mejor sus tareas en el día a día y a actualizarse en sus conocimientos.

-Flexibilidad. Trabajamos en un entorno relativamente cambiante en muchos sentidos así que nada de ser rígidos y sentirnos atemorizados por los cambios (siempre asustan) pero debemos ser conscientes de que pueden surgir en cualquier momento y necesitaremos adaptarnos.

-Horizontalidad. Teniendo en cuenta el saber estar, y el puesto que cada persona desempeña, no funcionar a aludir siempre a la jerarquía laboral en la que nos desenvolvemos. Hace que todo lo anterior sea muy difícil de llevar a cabo. Nos despreocupamos y nos interesa más los resultados y el tener a nuestro ego saciado.

Por supuesto, todo esto que menciono estará condicionado o tendrá sus limitaciones ya que el que se valoren estas actitudes, se trabaje así o se fomenten tienen relación con otros factores. Entre ellos:

-La personalidad de la persona que lidera. Por poner un ejemplo, ¿puede alguien con afán de poder y control dejar con facilidad la autogestión de su equipo o la flexibilidad?

-La personalidad de las personas del equipo. Mi experiencia me dice que hay personas que sí han desarrollado habilidades que les permite un aprendizaje rápido y cierto pensamiento divergente para desarrollar tareas y solucionar problemas pero hay otras que les cuesta salir mucho de un trabajo mecánico y rutinario. Necesitan órdenes continuas y pautas muy marcadas para sentirse seguras y trabajar.

-La formación (igualmente tanto del potencial líder como de las personas que están a su cargo). Para mí, algo clave y en lo que insisto continuamente. En las bibliotecas, se sigue contratando mucho personal sin formación específica. Y sí, por mucho que se quiera tapar, también mi experiencia me dice (salvando excepciones) que no es lo mismo enseñar a alguien que viene con una base previa que a una persona que no sabe nada, absolutamente nada de una biblioteca.

En definitiva, todas estas cuestiones nos apelan de alguna manera en nuestro día a día. Influyen, como decía en cómo funciona una biblioteca y cómo se percibe ésta desde fuera. A su vez, influirá en la imagen que tanto el entorno como la sociedad se hace de una biblioteca, la visibilidad que tendrá, y la capacidad de acción que tendremos y credibilidad para pedir inversiones, mejoras u apoyos.

Me parece muy interesante trabajar todas estas actitudes a nivel personal, pero también colectivo. Y cómo nos afecta el querer ser líder o influenciar siendo mujer u hombre. En bibliotecas, como en muchos ámbitos, hay muchísimas más mujeres pero también parece que a puestos de dirección o visibles en redes sociales lo son más los hombres que las mujeres.

¿Cómo lo veis? ¿Añadiríais algún otra habilidad o competencia? ¿Cómo os resuena con vuestro día a día en la biblioteca?

Os dejo aquí algunos recursos y enlaces por si es de vuestro interés.

-BiblioteCoach. Liderazgo y bibliotecas

-Key skills for library managers: leadership

-Liderazgo y liderazgo femenino. En: Estrategias y herramientas para el desarrollo profesional y el liderazgo femenino. Curso virtual Aula periféricas

El pasado 7 de junio se celebró la I Jornada de Trabajo de Bibliotecas de Ciencias de la Salud de la Comunidad de Madrid.

Fue una jornada no sólo de trabajo sino también de reflexión, personalmente me sirvió  para contestar algunas de las preguntas que lancé ya en la primera parte de este artículo.

Tristemente, las biblioteca médicas no están empoderadas, o no tanto, lo que nos gustaría a las profesionales de bibliotecas. Pero seamos, sinceras, ni las bibliotecas médicas ni casi cualquier biblioteca. Es una profesión denostada y poco apreciada y lo sabemos bien todas aquellas que hemos realizado la carrera (antiguas Diplomatura y Licenciatura y actual Grado).

Para empezar porque desde siempre se ha creído que el trabajo en una biblioteca lo puede realizar cualquiera. Es habitual escuchar comentarios de ese tipo ya que la gente está habituada a ver sólo una parte (y esto es importante, sólo una parte) del trabajo que se realiza en bibliotecas públicas. Pasar un escáner con un ruidito molesto sobre un código de barras. ¿Quién no va a poder hacer eso? Pues insisto, eso es sólo la punta del iceberg.

¿Qué quiero decir con esto? Que es necesario una persona con formación previa. Por supuesto, que se puede aprender, pero llevamos camino hecho si es alguien que ya tiene formación. Hace 25 años no existía esta carrera pero actualmente sí, y hay muchísimas profesionales muy valiosas.

En el ámbito de las bibliotecas médicas, otro poco de lo mismo. Por un lado, sorprende que exista bibliotecas médicas porque, oye, ya está Google. Bueno, pues yo como potencial paciente de un hospital no me gustaría que me atendiera profesional sanitario cuya información y conocimientos se está realizando en este famoso buscador como quien busca una película para ver el fin de semana. Y por otro, lado, falla el marketing y el adaptar el mensaje al público que nos dirigimos. 

Mientras se siga creyendo que cualquiera puede hacer este trabajo, que ya irá aprendiendo, nunca conseguiremos darle el valor necesario ni a la profesión ni a las bibliotecas médicas. Nosotras mismas lo estaremos desprestigiando. Porque yo me pongo una bata blanca y cojo un bisturí y con un buen pulso paso por cirujana y ya iré aprendiendo a cortar bien, pero ¡amigas mías! en el camino habré ido perdiendo muchos pacientes y la confianza y el respeto por la profesión médica irá decayendo.

aliados4El reconocimiento y prestigio de una biblioteca médica y de nuestra función pasa, a mi modo de ver, por dos factores importantes, evidentemente junto a otras muchas acciones.

  • Bibliotecas con profesionales formados previamente. La formación posterior debe ser una formación de actualización y reciclaje, nunca de «empezar desde cero». Se trata de un tema complicado. ¿Posibles soluciones?
    • Reivindicar la formación específica en las bases, convocatorias a nivel general y en los propios hospitales.
    • Que las asociaciones profesionales de bibliotecas y documentación se centren más en mover y promover estas acciones que en ofertar cursos carísimos que no tienen un equilibrio entre el precio y la calidad o los contenidos aportados. En muchas ocasiones no parecen defender los intereses de los profesionales.
  • Marketing, que seguramente se hace, pero que tendrá éxito cuando cambie la mentalidad sobre las bibliotecas y cómo se perciben y cuando aprendamos a transmitir el mensaje. Algo a lo que ayudaría que desapareciese la idea molesta del «cualquiera puede hacerlo» y de nuevo, sí, soy muy insistente, pasa por exigir formación específica para acceder al puesto.

 

 

La formación de usuarios es una tarea fundamental dentro de algunas bibliotecas, como pueden ser las bibliotecas médicas.

pizarraNormalmente, la base de toda formación, y la única es la utilización de un powerpoint para explicar los contenidos del curso, taller o sesión. Por supuesto, es útil y necesario disponer de una guía para nosotras y para que los usuarios nos sigan pero también puede resultar interesante utilizar otros recursos por otros motivos:

  1. El curso resulta más dinámico y didáctico.
  2. Capta la atención de los usuarios y evita que se despiten.
  3. Nos aporta distintos puntos de vista de cómo presentar la información y cuál es más útil.
  4. Nos ayuda a interiorizar el conocimiento y a transmitirlo de la forma más adecuada.

Algunas herramientas útiles para los cursos de formación de usuarios.

Evidentemente no es necesario usarlos todos ni al mismo tiempo. Se trata de sugerencias que habría que adaptarlas a las necesidades del momento, a los objetivos del curso, al tipo de curso y al tipo de usuarios.

ideas

  1. Prezi.Durante un tiempo causó furor y es una buena alternativa al clásico Powerpoint. Es una herramienta para crear presentaciones pero de forma más dinámica que la herramienta de Office. Es útil para presentaciones breves. En cualquier caso, utilicemos una  y otra, creo que deben ser claras y breve y utilizarlas como base nada más o como tutorial para entregar al alumnado. Por ejemplo, para la enseñanza de bases de datos y recursos en internet siempre es más didáctico explicar sobre el propio recurso.
  2. Mindomo. Es una herramienta para crear mapas conceptuales. Puede ser muy útil a la hora de dar un curso que resulta complejo para los usuarios, como el de búsquedas bibliográficas, para realizar un resumen gráfico, por ejemplo, sobre cómo se plantean búsquedas en bases de datos. También podríamos utilizarlo al comienzo de la clase para dar una visión general de nuestros contenidos, para que se sitúen rápidamente en un contexto.
  3. Piktochart. Es una herramienta que permite de forma sencilla crear infografías. De forma muy gráfica y visual podemos dar de forma complementaria un resumen de aquellas ideas o conceptos que el alumnado deba conocer. También, aunque no esté relacionado, directamente con la formación, puede ser útil como herramienta de marketing y comunicación. Por ejemplo, se puede presentar en una infografía los resultados estadísticos de utilización de la biblioteca, recursos de que dispone, actividades realizadas, etc. y difundirlos así, de forma breve y clara, a todos los usuarios de la biblioteca.
  4. Kahoot. En todos los cursos es una información de gran utilidad conocer si nuestros usuarios han asimilado los conocimientos que intentábamos enseñarles. Normalmente si preguntamos, por vergüenza o miedo no van a decir nada. Kahoot, nos ayuda de forma lúdica, a través de preguntas tipo test, a evaluar con qué se han quedado de la clase y si necesitamos insistir o repetir alguna idea ya que podemos saber cuántos usuarios contestan bien a una pregunta o donde fallan. Esta herramienta además fue presentada en BiblioMadSalud 2016 con un ejemplo práctico para ser usada en bibliotecas médicas, por la responsable de  biblioteca del Hospital Universitario Fundación de Alcorcón, Eulàlia Grifol y tuvo un éxito impresionante.
  5. Netvibes o Symbaloo. Se tratan de dos escritorios virtuales, muy parecidos en su utilización que se utilizan para recopilación, organización y acceso a recursos. Permite incluir tanto páginas webs, como notas, enlaces RSS, etc. Puede ser útil para crear uno público y ofrecérselo a los usuarios como plataforma de acceso al contenido y recursos del curso. Es decir, darles una recopilación de direcciones web, o enlaces al texto completo de artículos u otros materiales utilizando estas herramientas.
  6. Otras: Blogs (WordPress), Etiquetas de nubes (Tagxedo), Wikis (WikiSpaceClassroom), Videotutoriales (Jing)

Como veis, ideas alternativas o complementarias a la clásicas presentación tenemos mucha. Pruébalas y elige las que más te convenzan.

¿Conoces o utilizas otras herramientas que te gustaría recomendar?

¿Quieres estar al día de las últimas novedades o artículos publicados en tu especialidad?

2016-11-17-14_32_46-novedades-imagenes-gratis-en-pixabay

  1. Hazte las preguntas correctas. Si necesitas responder a una pregunta sobre tu práctica clínica, es imprescindible que tengas muy claro qué estás buscando y saber qué recurso es el más apropiado para buscar. Si tienes dudas, busca la ayuda de la bibliotecaria.
  2. Buscar un reto. A pesar de la alta carga asistencial, si encuentras una herramienta o un recurso que te parecen interesantes y de utilidad para estar informado (lectores de noticias, escritores virtuales (Netvibes, Symbaloo por ejemplo), no lo dejes, intenta aprender a utilizarlo para después ahorrar tiempo. Si tienes dudas, busca la ayuda de la bibliotecaria.
  3. Las redes sociales también son útiles para leer información. Herramientas como Researchgate, Academia.edu o Mendeley pueden facilitarte el estar en contacto con otros profesionales e investigadores, tener acceso a artículos y dar visibilidad a tu perfil y publicaciones. Si tienes dudas, busca la ayuda de la bibliotecaria.
  4. 2016-11-17-14_37_58-bibliotecaria-buscar-con-googleDeja que otros rastreen recursos por ti (sí, lo has adivinado: la bibliotecaria). Pueden realizar búsquedas bibliográficas o recopilar artículos, revistas, sumarios sobre tu tema de interés ya sea para la práctica clínica, para un curso que vayas a impartir o para un artículo que vayas a escribir.
  5. Estar actualizado debería ser un «mantra» diario ya que se trata de un compromiso con los pacientes. Como la medicina es una disciplina en constante evolución, manten tu prestigio y la calidad de la atención a los pacientes, estando actualizado. Conoce los recursos suscritos por la biblioteca, los servicios y si tienes dudas, pregunta a la bibliotecaria.

 

 

Inspirado y basado libremente en un artículo del NEJM Knowledge+ firmado por Elisabeth Poorman titulado Staying Current in Medicine: Advice for New Doctors.

Este artículo trata sobre la VIII Jornada Profesional de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes celebrada el pasado 15 de diciembre de 2015 con el título de: Gamificación: el arte de aplicar el juego en la biblioteca.

Por mi parte, pretendo hacer una breve crónica, desde mi punto de vista, de lo más destacado y las ideas claves que necesitaríamos las bibliotecarias para entender la gamificación y ponerla en marcha, más que hacer un resumen de lo dicho por cada ponente.

gamificationEl juego y su utilización como herramienta para la formación data de la época de Platón, aunque es cierto que estaba más asociado al deporte. Desde un punto de vista antropológico, psicológico y sociológico, el juego es capaz de potenciar la motivación, la influencia en las comunidades, los grupos y los estudiantes y, por ello, se ha valorado la posibilidad de utilizarlo en otros entornos como el educativo, el empresarial o el de las bibliotecas.

Podemos afirmar, que con el aumento del uso de las nuevas tecnologías e Internet ha cambiado la estrategia para la formación. Se valora la creatividad, la innovación y el aprendizaje continuo.

¿Qué es entonces la gamificación?

Una definición sencilla y básica y bastante aceptada sobre la gamificación sería la siguiente: utilizar el juego y sus mecánicas en contextos no lúdicos con fines motivacionales.

Es decir, se intenta desarrollar comportamientos a través de la motivación ya sea intrínseca (deseo de ser autónomo, competente, pertenecer a un grupo) o extrínseca (premio o recompensa). En el caso de una biblioteca podría ser aumentar el uso de la colección, que se conozca más la biblioteca, algún servicio o que los usuarios acudan más a actividades culturales.

¿Cuáles son los principales componentes de la gamificación?

  • Storytelling. Es lo más importante. No centrarse primero en la mecánica del juego, primero diseñar experiencias. Pensar qué historias queremos que se cuenten.
  • Las dinámicas. El funcionamiento del juego, su mecánica.

Objetivos

Dirigido a:

  • la competencia
  • el esfuerzo y
  • el aprendizaje.

Es más útil si es voluntario. Las obligaciones no llevan a buen puerto. Lograr la autogamificación. Implicar a los jóvenes, estudiantes, usuarios de la biblioteca para diseñar gamificación. Empoderarlos. Es más potente que la gamificación.

¿Qué hay que tener en cuenta?

  • Necesaria (o al menos enriquecedora) la sinergia con otros profesionales: psicólogos, guionistas, informáticos, etc.
  • Todos los juegos acaban cansando. Puede ser necesario introducir estímulos nuevos y novedades que den más alicientes a los juegos.
  • No todos los juegos gustan a todo el mundo. Atender a todos los perfiles de los jugadores.

¿Qué tipo de dinámicas de juego existen?

  • Recompensa. Medallas.ScreenShot001
  • Reconocimiento. Rankings.
  • Happy hour. Una hora concreta a la que una organización o establecimiento ofrece algo para promocionarse.
  • Escasez. Se juega con la poca cantidad de un producto para que se compre (ej. Publicidad de Iphone).
  • Progresión. Juegos que aumentan su nivel y la dificultad a medida que se consiguen logros.

¿Para qué sirve la gamificación en las bibliotecas?

  • Para atraer más usuarios.
  • Para visibilizar la biblioteca a los usuarios y a la comunidad.
  • Para dar más uso a los servicios, de la colección o de las actividades de la biblioteca.
  • Aprender de forma divertida.

¿Desde dónde parte una biblioteca?

  • Un círculo mágico muy bien definido.
  • Función explícita y reglas de juego (todo el mundo sabe cómo funciona en general una biblioteca y sus normas).
  • Actividades claves claras.
  • Amplio imaginario compartido.

Diseño de la gamificación. Lo importante de la gamificación es crear comunidad.

Las bibliotecas tienen un gran potencial y las redes sociales, que de alguna forma ya están gamificadas, pueden ser un buen lugar para mostrar a la biblioteca como algo más.

  • Estrategia. Cuál es el problema, qué quiero qué haga la gente, cómo lo voy a medir.
  • Identificar y valorar las actividades clave. Es el momento en el que se puede comenzar a diseñar.
  • Marcos teóricos. No son útiles si se diseña un juego que no es sostenible y que no da resultados claros. El 80 % de los diseños no funcionan porque son mero postureo.

¿Se ha tratado con cariño el proyecto?¿Cómo sabemos qué funciona?

  • Personas que se han dedicado al proyecto.
  • Tiempo efectivo dedicado.

Una de las críticas que se realizó fue la predilección que existe terminología de las empresas para medir los resultados en la biblioteca. Y estoy totalmente de acuerdo. La labor de las bibliotecas es básica en la sociedad. Su doble función social y cultural la hace un elemento indispensable para la comunidad a la que sirve puesto que, como comentaron dos compañeras durante las jornadas, fomenta la cohesión social, y no debe medirse, por tanto, únicamente a través de términos económicos.

¿Se miran las bibliotecas demasiado el ombligo? ¿Se centran demasiado en el cómo lo hacen y no tanto en el por qué? Eran algunas de las preguntas que surgían alrededor de este tema también. Por supuesto, creo que las bibliotecas deben ser permeables y estar abiertas a incorporar conceptos, herramientas o utilidades de otros ámbitos que nos sean útiles pero siempre que sea pertinente. Sin lugar a dudas, es enriquecedor que miren hacia fuera y busquen tendencias, nuevos intereses y valor.

Enlaces de interés:

La gamificación en las bibliotecas para atraer más usuarios y aumentar la visibilidad. http://www.comunidadbaratz.com/blog/la-gamificacion-en-las-bibliotecas-para-atraer-mas-usuarios-y-aumentar-la-visibilidad/

Los libros electrónicos interactivos y la gamificación. http://www.socialbiblio.com/materiales-de-libros-electronicos-interactivos-y-la-gamificacion/

La gamificación no es (sólo) un juego de niños. http://cilij.fundaciongsr.com/story.php?id=685